:: Navigation ::

PASADO: ESCLAVITUD - PRESENTE: CULTURA

Gerald Steven Pinedo

Un lienzo de gran formato obra de Gerald Pinedo atrapa la mirada del observador: con sobriedad y transparencia se muestran las entrañas de un barco de esclavos. Mer­cancía humana hacinada apretada­mente, un óptimo apvoyechamiento deI espacio. La maqueta de madera de una embarcación realizada por el artista en el contexto de esta exposi­ción hace tangible, si bien en minia­tura, la problemática: seres humanos, esclavos, negros, forzados a un desti­no detenninado por la rentabilidad económica, encadenados, transporta­dos de la manera más vejatoria y mi­santrópica concebible.

Gerald Pinedo vincula forma y texto. lnstnnnentos de tortura, cadenas para pies y manos, hier­ros para el cuello, se encuentran junto al rostro humano cubierto por una careta de hierro.


El rojo es el color de la sangre, símbolo del amor y de la vida, pero también significa peligro; es el color del cambio radical, de la revolución.

El blanco simboliza la inocencia y la pureza, aunque en algunas civilizaciones también representa una gran emocionalidad; puede significar ale­gria, también, tristeza

El negro es alegoria de la tristeza, la mala suerte, el mal, lo oculto.


Un crimen sin castigo, 1997/99, Impresión en lona, Pedazo único, 145x100 cm
Un crimen sin castigo
Negroes for Sale, 1997/99, Impresión en lona, Pedazo único, 145x100cm
Negroes for Sale
Runaway from my plantation, 1997/99, Impresión en lona, Pedazo único, 145x100cm
Runaway from my plantation

El negro representa asimismo el continente africano

Las figuras humanas resaltan sobre superficies rojas. El margen blanco da profundidad a las áreas rojas, y a veces volumen. EI color negro armo­niza con las figura reproducidas.

El horror de la esclavitud esta do­cumentado a traves de una rigurosa coleccion de instrumentos de tortura, presente siempre la mascara de acero ceñida a una cara humana haciendo­la irreconocible, represion de la indi­vidualidad. Otros cuadros muestran figuras sin máscaras y con tocado tradicional africano. Son semblantes orgullosos, bellos, pero ante todo de seria expresion y una mirada dirigida hacia un futuro incierto.

Entre las obras de gran tamaño se encuentran vitrinas llenas de documentos originales: anuncios de periódicos que ofrecen seres humanos a la venta o alquiler, certificados de propiedad que documentan el comer­cio con mercancia humana.

Pero Geraldo Steven Pinedo alude también al modo en que los oprimi­dos intentaban en esa hostilidad pre­servar su identidad con prácticas re­ligiosas, ritos, bailes, cantos y cultos, herencia traída consigo de África. Asi, algunas de sus obras presentan más­caras para danzas rituales. Los signos mágicos para la evocación de los dio­ses, poderosossímbolos liturgicos, los ha transportado a formatos gigan­tescos rompiendo con el concepto croáitico de otras de sus obras.